Cripta de la colonia Güell
Enfo, CC BY-SA 3.0
Cripta de la colonia Güell
Enfo, CC BY-SA 3.0

Cripta de la colonia Güell

Obra

La cripta de la colonia Güell, un ícono emblemático en la historia de la arquitectura catalana, es producto de la colaboración entre Eusebio Güell y el arquitecto Antoni Gaudí. Ubicada en Santa Coloma de Cervelló, a unos 20 kilómetros al noroeste de Barcelona, fue originalmente concebida como un edificio de culto para los trabajadores de una colonia textil propiedad de Güell.

Historia de la cripta Gaudí

En 1898, Eusebio Güell encomendó a Francisco Berenguer, un colega cercano de Gaudí, la construcción de una fábrica textil y un complejo residencial para los trabajadores. Sin embargo, fue Gaudí a quien se le asignó la tarea de diseñar la capilla para esta colonia. Pasó una década diseñando bocetos, maquetas y realizando cálculos antes de que se iniciaran las obras de la capilla en 1908. El emplazamiento de la cripta se ubicó en un valle natural, al pie de una colina rodeada de bosques. La intención de Gaudí era integrar la capilla de forma armónica con su entorno natural, incluyendo tanto su acceso como su interacción con el paisaje circundante.

El proyecto de la colonia textil se debió en parte a los éxitos de Güell en la Exposición Universal de París en 1889. Deseando expandir la original fábrica de textiles de su padre, decidió establecer el nuevo emplazamiento en Santa Coloma. Güell, siendo un empresario con visión de futuro y un paternalista, planeó alrededor de 150 casas para sus empleados, las cuales estarían acompañadas de tiendas, un club social y la mencionada iglesia. La construcción de este microcosmos obrero comenzó en los años 1890 y Gaudí fue contratado para diseñar la iglesia en 1898.

El inicio de las obras en la cripta Gaudí se retrasó hasta 1908 y durante ese tiempo, Gaudí, colaborando con el ingeniero Eduardo Goetz y el escultor Bertran, trabajó en un gran modelo de alambre y lienzo para la cripta, que lamentablemente fue destruido con el tiempo. En 1915, la cripta fue consagrada al Sagrado Corazón. Pero tras la muerte de Güell en 1918, el proyecto quedó inconcluso. Gracias a algunos dibujos hechos a partir de fotografías del modelo, podemos imaginar cómo habría sido la iglesia completa, con su altura majestuosa, agujas parabólicas y amplios espacios de ventanas llenas de luz.

La colonia textil finalmente dejó de producir en 1973. En 1984, los herederos de Güell vendieron la colonia a la Universidad de Barcelona, la Diputació de Barcelona y el Consell Comarcal del Baix Llobregat. Desde entonces, este consorcio ha sido el encargado de preservar el legado de Gaudí en este lugar. La cripta de la colonia Güell ha sido reconocida como Bien de Interés Cultural desde 1969, testamentando su valor histórico y cultural para Cataluña y para el mundo.

Descripción

La cripta de la Colonia Güell, diseñada por Gaudí, presenta una estética y una técnica que la diferencian de la arquitectura tradicional. Aunque tiene ciertas influencias góticas, Gaudí abandona las convenciones para incorporar su único estilo arquitectónico, particularmente notorio en el uso de formas paraboloides hiperbólicas y superficies curvas en todo el edificio.

El exterior de la cripta parece estar en perfecta armonía con la naturaleza circundante, arraigada a media altura de una colina y rodeada por un bosque de pinos. Su apariencia se adapta al terreno irregular, y al acercarse desde las casas de ladrillo amarillo en terrazas, parece surgir del paisaje natural. Uno de los elementos más notables de la cripta es su rampa escalonada que conduce a la entrada de la iglesia, aunque se quedó inconclusa.

El interior de la cripta de la colonia Güell está marcado por una gran variedad de pilares de basalto y ladrillo, ninguno de los cuales es idéntico. Varían en dirección, ramificación, forma y material. Las paredes de la cripta de la Colonia Güell están curvadas e inclinadas, características que refuerzan la rigidez estructural del edificio. La luz que entra por los pilares en forma de árbol y se refleja en las bóvedas en el interior, junto con los patrones simples en las vidrieras, inspirados en formas naturales, aporta una sensación de vida a la arquitectura.

La cripta se compone de dos niveles: el cuerpo principal de la cripta y una pequeña galería elevada. Los cuatro pilares centrales inclinados de piedra basáltica gris en el espacio principal son particularmente notables, al igual que las diez columnas circulares de ladrillo rosa dispuestas a su alrededor. A pesar de la disposición irregular de los pilares, la arquitectura logra una coherencia visual.

El techo de la cripta es plano, compuesto por tejas de terracota roja y soportado por particiones triangulares de ladrillo que se abren hacia afuera. La complejidad de la cubierta es más decorativa que funcional, aunque debemos tener en cuenta que estaba destinada a soportar una iglesia superior. La elección de los materiales y colores para la construcción de la cripta, que incluyen escombros secos, ladrillos de color rosa pálido, pizarra verde grisácea y piedras volcánicas negras, ayuda a la cripta a fusionarse con el entorno natural.

La cripta de la Colonia Güell es una obra maestra inacabada. Aunque solo se construyeron el pórtico de entrada, la cripta, las escaleras que conducen a la iglesia y los cimientos de una de las torres del campanario, su resolución arquitectónica es tal que se la considera una de las obras más emblemáticas de Gaudí.

Maqueta polifunicular

El diseño y construcción de la cripta de la Colonia Güell fue un proceso largo y meticuloso que implicó el uso de técnicas y conceptos innovadores. Uno de estos fue el método del «modelo polifunicular».

En lugar de seguir las prácticas de diseño convencionales, Gaudí optó por un método de modelado muy particular para resolver los problemas de diseño. Para prever la disposición de los arcos y pilares, construyó un modelo invertido usando cuerdas y pequeñas bolsas llenas de perdigones de plomo que representaban las cargas a soportar. Los pesos de estas bolsas se ajustaban según las cargas y empujes estimados, y estaban suspendidos de tablas o del techo.

El modelo se colgaba boca abajo, con los pesos indicando la forma de la bóveda y la ubicación vertical de los soportes. Los puntos de unión de las cuerdas en el modelo correspondían a las bases de los pilares en la estructura planificada. Este procedimiento permitió a Gaudí determinar una estructura mecánica invertida, que luego se fotografiaba y pintaba de color rojo ladrillo para facilitar la visualización espacial. Los parámetros de la curva parabólica resultante se determinaban más tarde mediante métodos gráficos.

Gaudí se tomó diez años para preparar este meticuloso sistema catenario, en parte por estar ocupado con varios otros proyectos durante ese tiempo. El sistema catenario consistía en determinar experimentalmente las fuerzas de tensión que actuaban sobre una estructura al conectar a un modelo de alambre pequeños pesos calculados, luego la estructura se invertía y las fuerzas de tensión resultantes se convertían en fuerzas de compresión. Esta técnica fue muy innovadora y no tenía precedentes en la época moderna.

Una característica notable de la cripta Gaudí es la incorporación de superficies en forma de paraboloide hiperbólico en las paredes y las bóvedas que conectan los arcos del porche. Estas superficies, curvas pero al mismo tiempo regladas, se generaron a partir de líneas rectas trazadas entre dos bordes no paralelos, lo que resultó en bóvedas cóncavas y convexas a la vez. Esta forma innovadora se resaltó con fragmentos triangulares de azulejo que marcaban tanto las curvas parabólicas como las líneas rectas.

La esencia del enfoque de Gaudí se encontraba en la simplicidad constructiva detrás de las soluciones arquitectónicas de apariencia compleja. Por ejemplo, las superficies curvas del paraboloide hiperbólico se generaban a partir de una estructura de tablas de madera que correspondían a líneas rectas. Esto demuestra cómo Gaudí logró la belleza a través de la unión de la simplicidad y la complejidad.

Simbología

La cripta de la Colonia Güell, diseñada por Gaudí, tiene una simbología compleja que ha sido objeto de diversas interpretaciones. Según el historiador Eduardo Rojo Albarrán, la composición cerámica del dintel de la puerta presenta símbolos religiosos y posibles referencias rosacruces. En la bóveda central del pórtico se encuentra un crismón trinitario y varias cruces de diferentes colores que representan la vida de Jesús. Las letras griegas alfa y omega están presentes en el perímetro exterior de la cripta, alternando entre blanco y negro, y la omega adopta la forma de una mariposa, simbolizando la transformación y la resurrección. Estos elementos apuntan a la intención de convertir la cripta de la colonia Güell en el lugar de entierro de Eusebi Güell, aunque esto no ocurrió finalmente.

Materiales

La construcción de la cripta Gaudí, o cripta de la colonia Güell, destacó por el uso de una amplia gama de materiales desde ladrillos, piedra, cerámica, madera, hierro y vidrio.
Los muros y columnas se construyeron principalmente con ladrillos recocidos, conocidos como «mahones». Esta decisión fue tanto económica, para reducir los costes de construcción, como estética, para dar al edificio un color y apariencia característicos. En la fachada exterior, estos ladrillos se complementan con piedra basáltica, formando un patrón parabólico interrumpido por ventanas de vitrales que recuerdan a alas de mariposa. Esta composición permite que la luz natural se filtre en el interior, y a la vez, permite que el edificio se fusione con el entorno natural, adaptándose especialmente a los tonos otoñales del bosque circundante.

La entrada a la cripta se caracteriza por una puerta de piedra adornada con cerámicas coloridas que simbolizan las cuatro virtudes cardinales. Las ventanas hiperboloides, con segmentos que evocan pétalos de flores o alas de mariposas, están rodeadas de cerámicas y simbolismos diversos, incluyendo cruces de San Andrés, el crismón trinitario y monogramas con las letras X y P en los techos del pórtico exterior.

Las columnas de la cripta se edificaron con una combinación de ladrillos y piedra. Estas columnas imitan la estética de los monolitos naturales, con una apariencia rústica y las secciones unidas por plomo para manejar la expansión. Destaca en el pórtico una columna de basalto de tono oscuro, que se ramifica en brazos con un movimiento helicoidal, reminiscente de una palmera.

Aún hoy se pueden apreciar los bancos de madera diseñados por Gaudí, así como una pila bautismal creada con grandes conchas marinas de Filipinas.

A pesar de la aparente heterogeneidad de materiales empleados, la cripta de la colonia Güell refleja la genialidad de Gaudí en la integración de las necesidades constructivas con los aspectos ornamentales y simbólicos del edificio. Los ladrillos y residuos de fundición, por ejemplo, no solo cumplen con su función constructiva, sino que su textura y color terroso también ayudan a integrar el edificio con el entorno natural. Además, la elección de estos materiales tiene una significación religiosa, simbolizando la purificación por el fuego que es característica de las ofrendas a Dios.

Cripta Gaudí

Arquitecto:
Antoni Gaudí

Ubicación:
Barcelona, España

Promotor:
Eusebi Güell i Bacigalupi

Año:
1898-1914

Superficie:
1,500 m2

Estilo:
Modernismo

¿Tienes información, imágenes o planos sobre este edifcio?

Escríbenos a info@archxde.com

Imágenes

Planos

Obras relacionadas

{acf_obras_relacionadas}

Bibliografía

Fahr-Becker, G. (1985b). Antoni Gaudí architecture in Barcelona. Mower, D. (1977). Gaudí. Oresko Books Ltd. Gaudí, G. 2. A. I., & Mandri, R. C. I. (2002). Official Programme: Gaudí International Year 2002.

Otras obras de Antoni Gaudí

¿Echas algo de menos?

Si te interesa algún arquitecto u obra, haznoslo saber a través del formulario.

Si te interesa el Pack deja tu correo

Estamos haciendo unos ajustes

Preparar este contenido lleva muchas horas de trabajo, si vemos que suficiente gente está interesada remataremos los úlitmos retoques.